Antes del primer paso en el camino espiritual
  • A lo largo del camino que he recorrido, brindando lo poco que se, en seminarios por toda latinoamérica, me ha tocado ver los procesos de muchos seres que han ido y venido con la disciplina, que han logrado mejorar sus vidas en todos los casos, y muchos también que solo la curiosidad los trajo.

    A lo largo del mismo camino, he podido recopilar una serie de características que tienen los seres que mejor han entendido la disciplina y que le agradecen a la misma el haber mejorado sus vidas.

    En estas líneas voy a intentar humildemente mostrar cuales son las características principales y las virtudes que hacen la diferencia y que han sido una forma de vida, para las personas que han logrado caminar estos senderos encontrando lo que vinieron a buscar y mucho mas.

    Estas 12 características intentaré traducirlas como consejos para quienes inicien este camino, y para quienes ya lo transiten, se encuentren en ellas para seguir creciendo en cualquier ámbito de la vida.

    1- Se Flexible como una rama verde, como la serpiente como el agua misma

    Cuando inicies cualquier actividad en la cual obtendrás nuevos conocimientos, tendrás que tener en cuenta que existen en el centro del ser, viejas estructuras y creencias que te llevaron a la posición en la que estás hoy. Muchas de esas estructuras te han hecho daño, pero aún asi la mente se sigue aferrando fuertemente a ellas como si en ello dependiera y se fuera tu propia vida. Muchos son los que llegan tan solo para escuchar lo que creían que sabían y estaban convencidos.
    Todo nuevo conocimiento implica en si mismo un cambio de estructura y la incorporación al ser de algo nuevo, que inevitablemente te sacará de la zona de comodidad en la que vivías.

    Debes estar abierto a nuevos conocimientos que remuevan esas estructuras. Debes permitirte dudar de lo que estabas absolutamente convencido.

    La rigidez de pensamiento, genera rigidez también en el cuerpo y no permite que los cambios favorables se produzca. Hay que ser como la rama verde que con el viento se dobla y se adapta al medio que le toca, o como el agua en estado líquido que le permite adaptarse a cualquier recipiente y que solo en ese estado, puede generar vida. En ese término medio en el cual no tiene la rigidez del hielo ni el excesivo calor que la hace evaporarse y dispersarse por el aire.

    El movimiento y el cambio es lo único que permanece y perdura en el tiempo. El agua que se estanca, se pudre o se evapora, y no genera nada. Nunca podrás conocer todo sobre algo, nunca el conocimiento ni las experiencias te van a convertir en un iluminado. Por lo cual la adaptación permanente y la flexibilidad constante, es la forma correcta de enfrentar cada nuevo proceso.

    2-No le temas a los procesos internos

    Imagínate escribiendo en un teclado solo con dos dedos y a una velocidad que en tu percepción es rápida. La realidad es que si escribes con 2 dedos muy rápido con los 10 lo harás mucho mejor. Pero el proceso de aprendizaje exigirá que al principio tengas que re educar los dedos y puede que al comienzo escribas mucho más lento con 10 dedos que con 2. Eso frustra inicialmente, genera un caos dentro de uno, malestar y mucho mas. Pero solamente con ese proceso vas a poder, con el tiempo, escribir con los 10 dedos. Todo proceso tiene un momento en el cual uno se detiene por unos instantes, y da la sensación de retroceso. Se movilizan cosas a nivel emocional que uno creía superadas y resulta que nunca fueron tratadas realmente, solo tapadas. Es importantísimo no tenerle miedo a enfrentar las energías internas estancadas por mucho tiempo y que se van a tener que liberar para ser sanadas. Es importantísimo también no temerle a los bajones anímicos circunstanciales, al llorar por cosas que uno ni creía, a sensibilizarse por demás, por situaciones que no parecían ameritarlo. Para cruzar una calle de una vereda a la otra, hay que pasar por la calle. No existe al día de hoy, absolutamente nada que haga desaparecer una persona de un lado y que aparezca mágicamente del otro. Hay que bajar un pie de un cordón y transitar el camino, y eso implica enfrentarse a situaciones muchas veces, dolorosas, y algunas veces, muy dolorosas. Hay que recorrer toda la calle para llegar al otro lado y obtener el premio, que en este caso es la sanación REAL de un punto, y aprender que los procesos de sanación son de esta manera. Los músculos para que puedan crecer primero se rompen y se regeneran más grandes, y es obvio que eso genera dolor, pero ese dolor cuando uno logra entender que es por un fin más elevado, llega incluso a esperarlo y a vivirlo con calma, porque sabe que lo que viene después, es mejor.

    3-Elimina la culpa y la vergüenza

    La culpa es un mecanismo nefasto que no conduce a absolutamente nada, y con el cual fuimos criados y la sociedad nos ha metido en nuestro ser. No se soluciona absolutamente nada sintiendo culpa y solo genera un problema más. Si un vidrio se rompe y me siento culpable, el mismo no se va a arreglar con eso. Solo se va a corregir el error, siendo responsable de los actos propios y al menos tratando de, en situaciones en apariencia irreversibles, de no empeorar mas el momento. A veces algo no lo puedes corregir, pero siempre puedes no empeorarlo. La culpa y la vergüenza solo empeoran las cosas.

    Cuando empieces a revisar tus creencias, emociones, tus actos y cada aspecto de tu vida desde un punto más elevado, es inevitable que empieces a sentirte culpable (por cultura) y hasta sientas vergüenza por como actuaste en tal o cual situación.

    Eso no va a corregir errores del pasado ni te va a aportar nada al presente. El hacerte cargo de las situaciones que se pueden corregir si lo hará. Y ten presente siempre que el tiempo no es lineal, es cíclico, y si alguna vez cometiste errores que te hacen al día de hoy sentir culpa y vergüenza, y no puedes de ninguna manera enmendarlo, si puedes aprender de ello y no volverlo a cometer en lo inmediato ni nunca más. Para eso es fundamental que analices que te llevó a esa situación para eliminar toda posibilidad de que vuelvas a caer en lo mismo. No queda otra que enfrentarse a las acciones concretas que pasaron para aprender de ellas y que sirvan de abono, como ejemplo para el futuro.

    4-Desarrolla autoestima

    Muchas veces se confunde ego con autoestima, y no tienen nada que ver una con la otra. El ego es el personaje macabro que nos ayuda a vivir en sociedad. El ego es la máscara con la que nos mostramos en sociedad.

    Quererse a uno mismo y respetarse es fundamental para que no permitamos que la sociedad nos domestique, nos forme y nos saque de lo que realmente queremos y buscamos..
    Todo lo que nos pasa, incluso lo malo, sucede porque lo provocamos, lo creamos o lo permitimos. Permitimos que nos paguen en negro en un trabajo, provocamos situaciones de estrés, creamos actos que terminarán violentos. Todo es responsabilidad nuestra.

    Aprender a quererse también es un arte ya que no venimos de “fábrica” ni con ese chip ni con esa programación. Fuimos educados, entrenados y formados para depender y no para valernos por nosotros mismos, entonces siempre la responsabilidad de lo que nos pasa se la dejamos a los otros, y raras veces nos hacemos cargo de ello..
    Por otro lado uno jamás puede dar lo que no tiene. Solo se puede hacer filantropía si primero se tiene algo en el bolsillo. Si a ti mismo no te respetas y no te quieres ¿cómo vas a querer y a respetar a los demás?.

    5-No pongas expectativas en nada

    Evita esperar resultados. Simplemente haz lo correcto por el solo hecho de hacerlo y no esperando resultados de ninguna clase. Si los mismos llegan y son buenos, estará bien, y sino no importa. La expectativa es la madre de la frustración. Sin expectativa no hay desilusiones.

    Se suele arrancar caminos creyendo en cuáles serán los resultados y que esperando los mismos se adecuen a nuestras creencias previas, y muchas veces, a pesar de haber obtenido mucho más de lo que se esperaba, por el solo hecho de ser distinto a lo que a priori sentiamos, nos venimos abajo de tal manera que ya no arrancamos nada nuevo otra vez.

    Eliminando el resultado esperado de la ecuación vamos a ser muchísimo más eficaces en las labores que nos toquen y vamos a saber apreciar lo que viene de vuelta sea lo que sea, ya que, al no esperar nada, cualquiera sea el efecto final, lo vamos a apreciar.

    6-Encuentra el amor en lo que haces

    No importa lo que hagas, lo que decidas hacer o lo que te toque en el momento, siempre habrá algo que hará que eso que te toque, te de al menos aprendizaje.
    El mundo y la vida se construyeron desde el amor, y esa es la única fuente de vida real.

    Jamás luches ni pelees por nada, porque no tiene absolutamente ningún sentido más que convertirte en lo mismo que no quieres ser. Es el caso del pacifista que tira bombas molotov. Si quieres luz, no pelees con tu propia sombra, solo camina hacia la luz, y la oscuridad debajo tuyo se va a ir achicando.

    Los procesos son difíciles, la sociedad es muy difícil, pero siempre hay puntos para aferrarte que tienen que ver con el amor. Siempre hay alguien que en el medio de una trinchera, en guerras sangrientas y luchas innecesarias, se toman el tiempo para regar una flor y admirarla. El Universo, el planeta y la vida está llena de cosas maravillosas y únicas.

    Un amanecer jamás es igual a otro. La caricia del viento en la piel, una palabra que llega a tiempo, un árbol meciéndose con el viento, son momentos que la vida nos da, y es para disfrutarlos en ese preciso instante. Tomate el tiempo necesario para encontrar cuanto amor hay en este plano y llénate de esa energía mágica y única que tenemos en cada minuto de nuestra existencia.

    7-Date permiso para permitirte que te amen

    Hay miles de gestos magníficos en el mundo, a veces, de quienes ni siquiera esperamos. Si bien el mundo está colmado de seres que solo miran su ombligo, hay también muchos que compensan esa desagradable actitud, haciendo pequeños gestos de amor incondicional.

    Disfruta de tu mascota que solo sabe que te quiere, no importa si la retaste antes de ir a trabajar, aún así insiste en su amor, y cuando llegas te recibe como si nunca hubiera pasado nada, porque en su corazón solo hay amor y nada más.

    Hay millones de personas así también en el mundo, y que a pesar de todo siguen cediendo el asiento en un transporte, siguen dando las gracias con una sonrisa, siguen apostando al amor. Date permiso para agradecer que eso siga existiendo a pesar de lo que el mundo es, disfrútalo y no solo eso, ponle mucha más atención a eso que a las miserias humanas que para muestras basta un botón.

    8-Aprende a expresar exactamente lo que estás pensando y sintiendo

    La coherencia entre pensamiento, palabra y acción es importante para obtener exactamente lo que necesitamos o lo que queremos. Aprender a expresarse, no tener ni miedo ni vergüenza de mostrar lo que realmente queremos hará que obtengamos como feed back precisamente eso.

    No podemos pretender que los otros adivinen lo que sentimos. Mucho menos obligarlos a que nos quieran por lo que pensamos y sentimos si no sabemos expresarlo correctamente.

    9-Aprende a interpretar a los demás

    Estamos unidos a una energía común. Somos una sola entidad que se mueve. Debemos tratar de ver que el problema del otro es también el mío. Aprende a que esto no es un camino solitario donde con estas cosas solo me salvo yo. Si lo que está alrededor mío no crece también, de nada sirve lo que yo haga. Es muy importante aprender a leer los mensajes que los demás nos emiten porque ese mensaje está emitido por una parte nuestra. El bien del otro es también mi bienestar.

    El otro también me está viendo y probablemente sepa mas de mi, que yo mismo, porque de la misma manera que me pasa a mí, al tener la atención siempre en el afuera, es más que probable que la información que me esté dando me sirva y mucho.

    Evita juzgar al otro y juzgarte a ti mismo. Solo trata de ver lo profundo del mensaje y que es lo que me quiere expresar. Trata de ver incluso los insultos como críticas y trata siempre de encontrar el lado que te sirva.

    10-Busca siempre llegar a la verdad

    De las cosas que ves debes creer la mitad y de lo que te dicen absolutamente nada. Solo la vivencia te hará conocer la verdad. A pintar se aprende pintando no leyendo libros de pintura, a tocar la guitarra se aprende con muchas horas de sentarse y practicar.

    El único aprendizaje real se obtiene de transitar los caminos, y de no temerle jamás a llegar a la verdad. Solo la verdad nos va a dar las herramientas para que las decisiones que tomemos sean correctas.

    Muchas veces tememos ver la verdad porque la misma duele. Molesta de la misma manera en que abruma la luz en un lugar oscuro, cuando recién se enciende. Es igual con la realidad.

    Llegar a la verdad implica quitarse filtros de percepción que nos impuso nuestra crianza y que nos propició la sociedad. Pasa… y pasa… y pasa, el hecho de que lo que creemos como verdad resulta que no se condice con nuestra propia experiencia y terminamos tomando por ello decisiones tremendamente erradas, fuera de foco, solo por el hecho de que la información que decidimos utilizar no tenía nada que ver con la realidad.

    11-Escucha a tu conciencia

    Cada paso que damos, cada camino que fuimos recorriendo, cada trauma que pasamos, cada victoria que obtuvimos nos dio lo más sagrado que tenemos que es nuestra propia experiencia de la realidad.

    Cada hecho que hemos vivido por nefasto que sea, nos tiene preparada para el resto de nuestra existencia un sinfín de información que nos servirá toda la vida si aprendemos a escarbarla en profundidad y sin miedo a volver a sufrirlas.

    En la medida en que vamos re evaluando cada hecho, estos, nos quedan grabados en nuestra memoria, en nuestras células incluso, y será lo que saldrá siempre a de nuestro interior para advertirnos de un peligro, para corregirnos el camino, para comenzar un nuevo proyecto.

    A su vez esa misma voz interior se nutre de creatividad, de algo que está mucho más allá de nuestra comprensión limitada, y en dos dimensiones, que solo nos permite dividir las cosas en bueno o malo.

    Hay una parte nuestra, que está ahí, esperándonos y que todos tenemos, y que brilla. Una pequeña chispita que siempre estuvo y que parece, que en ocasiones, quiere saltar y gritarte algo porque no le prestas atención.

    12-Busca siempre LIBERTAD

    Toda búsqueda espiritual tiene por fin, como resultado la obtención del gran premio que es la LIBERTAD. Libertad de uno mismo, de los propios prejuicios, de las creencias, de las estructuras, de la dependencia a la sociedad, de todo.

    La capacidad de ser libres es el objetivo final de este camino y es lo que siempre debemos tener presentes.

    En los momentos de debilidad, de duda, de desesperación incluso, debemos recordad siempre que el faro es ese. La luz al final del camino nos muestra eso.
    Si sabemos adónde vamos, y sabemos para que... los cómo, aparecen solos.

    Más Artículos (Página Inicial)