Donde y con quien aprender reiki
  • Ya hemos escrito sobre este tema en varias ocasiones antes, pero es interesante recordarlo y tomar estos conceptos desde diferentes ópticas.

    La filosofía en la cual se basa esta disciplina, no hay diversas formas de encarar una situación. El reiki mismo tiene las propias y seguir esa línea es lo que convierte a alguien en reikista.

    La forma en que se brinda la disciplina a quienes se acercan a ella, ya de por si, muestra la calidad del aprendizaje que podrá obtenerse y cuanto vamos a poder avanzar realmente en este camino.

    Todos comprendemos en cualquier camino que recorramos la importancia y el poder que se guarda en las palabras y es por ese motivo que debemos (como dice el amigo Miguel Ruiz), ser ¨impecable en las palabras¨. Las palabras guardan en si mismas mucho poder, y el uso correcto de las mismas es de suma importancia en la dirección de la energía.
    Aún así debemos tolerar en nosotros mismos y en los demás, algún mal empleo de ellas, pero debemos trabajar en corregir esos términos. El corregirlo, hará también que arreglemos las formas en el ejercicio permanente de plasmado de las acciones.
    Debemos tener en cuenta que el Reiki surge en japón en pleno auge de la vuelta a la filosofía Shintó y el fin del Shogunato.

    Las personas mas allegadas a Mikao Usui eran precisamente quienes promovían esta forma de ver la vida como base. Mas allá de influencias que pudiesen tener de otras creencias, como el budismo. No debemos olvidar, que una cosa es basar una disciplina en una filosofía y otra muy diferente es influenciarla. El Reiki puede tener influencias de muchas creencias y muchas disciplinas, pero con solo ver lo plasmado en la misma, el contexto histórico en el que se desenvuelve y desarrolla en sus primeros años de vida, surge a las claras, que persigue una línea de pensamiento panteista, alejada de creencias teocentristas religiosas o atropocéntricas budistas. Vuelvo a repetir a riesgo de redundar, mas allá de que tome algunas técnicas de esas líneas filosóficas.

    En Reiki jamás debemos utilizar el término Gurú. El Gurú dicta.
    Al gurú no se lo contradice jamás, no se lo debe mirar a los ojos. Su palabra es la ley. El término, como sabemos proviene del idioma hindú y hace referencia a un sistema de creencias teocentrista, piramidal y jerarquico. El término ya de por si contradice completamente la idea que perseguimos en Reiki de que "somos todos uno".

    En Reiki no deberíamos utilizar el término Maestro. El Maestro enseña.
    El maestro está desde la etimología de la palabra, poniéndose por encima del alumno (palabra que etimológicamente significa ¨sin luz¨). Maestro es ¨el que más¨, asi como Ministro es su opueso ¨el que menos¨. En una disciplina que busca terminar con las jerarquías, el termino Reiki Master es completamente inapropiado para designar a quien brinda la disciplina a neófitos.

    En Reiki deberíamos utilizar el término Sensei. El Sensei solo muestra lo que aprendió.
    Como hemos explicado antes, etimológicamente el Sen-Sei es el ¨que vivio antes¨. Es quien recorrió antes el camino por el cual el ¨aprendiz¨ va a transitar.

    En Reiki también se deben utilizar los términos de "Senpai" y "Kohai". Estos términos son ¨compañero de antes¨ y ¨compañero de después¨. ¿Por qué utilizamos estos términos y no el de ¨hermano mayor y menor¨ como se utilizaría en otras disciplinas?
    Precisamente porque un hermano mayor, lo es, en esa función desde que nace hasta que se muere. Compañero es ¨quien comparte el pan¨, es el que siempre está al lado y puede que por momentos esté adelante y por momentos detrás.
    Como el camino del Reiki no es un sprint, sino una maratón, es muy probable que alguien se inicie teniendo como Senpai (o Sempai) a un grupo de Okudens determinados y que con el correr del tiempo, esos Okudens se mantengan en ese grado de aprendizaje y experiencia y el nuevo Shodem, llegue a ser Shinpiden antes, y se convierta en Sempai de sus viejos compañeros.

    El término Sempai, le da movilidad a la función y no lo deja estático como lo haría un ¨hermano mayor¨.

    En la filosofía de base del Reiki somos todos parte de una rueda en la cual no hay jerarquías, pero si funciones. Esas funciones se intercamnbian permanentemente porque la rueda se va moviendo. Por eso mismo en la práctica de Suchu, la dirección se alterna en cada persona que se acuesta en la camilla. El objetivo de la práctica de Suchu, es interiorizar en el inconsciente el concepto de la ¨rueda¨ en la cual nos movemos, intercambiando funciones todo el tiempo. Donde nada ni nadie está arriba permanentemente sino, porque debe cumplir una función y cuando esta termine, la rueda seguirá su movimiento y será otro quien ocupe esa función.

    Más Artículos (Página Inicial)