Ser de conocimiento
  • Esta es una de las consultas frecuentes que suelen realizar los estudiantes de Reiki y las personas que se acercan a la disciplina a través de haber realizado alguna sesión en la cual se utilizó un péndulo.

    En primera instancia hay que aclarar que la utilización de cristales o de péndulos NO SON PROPIAS de la disciplina. Estos elementos son incorporados alrededor de la década del '90 principalmente en España y Estados Unidos, donde el sincretismo con pedacitos de información de diferentes modalidades hizo que se empezaran a utilizar. No es masiva la utilización dentro del Reiki, aunque si lo es para quienes mezclan la disciplina con otras cosas.

    La utilización de una herramienta, con el objeto de obtener alguna información sobre el área a estudiar, es propia de la radioestecia, también conocida como rabdomancia. Se utilizaba en tiempos remotos para encontrar agua y oro. Mas adelante su uso evolucionó a la búsqueda de información sobre estados de materia orgánica y hasta para encontrar objetos o personas perdidas. También evolucionó la herramienta a utilizar. Desde varillas de madera en la antigüedad, pasando por piedras con punta colgantes hasta los desarrollados instrumentos de metal que existen hoy.

    En 2010, con estudiantes del Instituto Profesional AIEP de Santiago de Chile, realizamos un estudio sobre la aplicación de los péndulos. En concreto nos interesaba saber si el mismo era movilizado por la energía emanada del objetivo a chequear o por la persona que lo manipulaba. La realidad es que tras muchas pruebas realizadas pudimos determinar con bastante rigor que los péndulos no se mueven solos, sino que son movilizados por la persona que lo manipula.

    Es probable y defendible (hasta que se demuestre lo contrario), que el inconsciente de la persona que testea, perciba la realidad y emita una leve cantidad de energía haga mover el péndulo hacia un lado o hacia otro. En tal caso el péndulo pasa a ser un instrumento de comunicación entre la habilidad perceptiva del ejecutante y el objeto de estudio. Aún asi, la realidad indica que si al péndulo lo dejamos colgado sin un ser humano que lo manipule, el mismo no se va a mover, a menos que haya alguna situación ambiental condicionante, tal como viento o algún movimiento tectónico.

    En conclusión, el péndulo necesita energía para moverse y la cantidad de esta que emana un bloqueo energético o el desajuste en un chakra, no tienen la suficiente fuerza como para mover este material, cualquiera que este sea. Destaco aquí, que el trabajo lo realizamos con 14 materiales diferentes.

    Ahora bien. ¿Qué utilidad tienen los péndulos en Reiki?. La realidad es que ninguna.

    Si alguien está estudiando Reiki, sabe bien que una de las competencias a desarrollar es la percepción energética a través de las manos. Aún si el péndulo se moviera solo y diera información correcta (aspecto no demostrado y que hay cientos de ejemplos en los cuales falla la percepción del ejecutante, ergo, el resultado obtenido), se supone que la cantidad de posibles respuestas está limitada a un si o un no, mas uno o dos posibles movimientos oscilatorios. Las manos pueden dar mucha mas información y mas directa.

    El punto está en ¿para qué utilizar un fósforo si podés usar un volcán a tu favor? ¿para qué está alguien estudiando como utilizar las manos, si después va a utilizar herramientas mucho mas limitadas para obtener información?.

    El estudio del byosen se adecúa mucho mas al Reiki y es propio del Reiki. El Reiki ya tiene su método y lo suficientemente completo como para limitarlo a tan solo un par de respuestas que puede dar una herramienta externa. Una de las ideas básicas de la disciplina es precisamente el desarrollo sensorial no ordinario, no tiene absolutamente ningún sentido pedir prestadas herramientas que además de ser limitadas, sus resultados no son seguros.

    En segunda instancia, debemos recordar la ética reikista, en la cual está muy claro que el Reiki NO ES UN MÉTODO DE DIAGNÓSTICO. Para diagnosticar está el médico. Aquí la utilización de este tipo de herramientas dentro de la disciplina pierde total validez. No hacen falta, no son necesarias ya que no buscamos diagnosticar y además de ser poco fiables son menos objetivas que las manos de un reikista entrenado.

    Si es fundamental el estudio del Byosen, y no para diagnosticar, sino para poder dirigir correctamente la energía en una sesión, aplicar correctamente las técnicas que la disciplina de por si ya tiene, y no olvidarse nunca que la principal función del reikista en una sesión es transmitir energía para acelerar y mejorar los procesos naturales, sin diagnosticar.

    Más Artículos (Página Inicial)