práctica de kotodama
  • Es muy común que hoy en día existan muchas corrientes que liberen los símbolos sagrados en la disciplina hablando de una evolución de la misma y que ya no necesitan ser secretos.

    Nosotros disentimos, al igual que todos los que se afirman y sostienen en el sistema tradicional, de esta idea.

    No existe nada que guarde mas poder que lo oculto. Imaginemos la siguiente situación. Una persona que atiende al público a diario, por ejemplo, en un Call Center, recibe una carga energética negativa todo el día, la cual, en muchos casos, es muy pero muy difícil de canalizar. Es obvio que esta persona va a acumular densidad y la va a expresar, o cuando salga del trabajo en la calle, o en su casa, y sinó lo hace en ninguno lugar, su cuerpo lo va a terminar expresando.

    Asi funciona la energía densa. la energía sutil también se puede acumular. Y es allí donde reside su poder. En la acumulación y aplicación en el momento exacto.

    Pensémoslo de la siguiente manera. Una persona necesita conseguir trabajo, y otra la ayuda y logra su objetivo. Esta ayuda no estaba a la vista, pero inmediatamente después, quien ayudó va y le dice al nuevo trabajador: "te ayudé hablando con el dueño para que te diera esa función". Quien fue beneficiado por esta acción, es evidente que va a estar agradecido por esta ayuda, pero al momento en que esto se dió la busqueda de reconocimiento por parte del "filántropo" se va a poner por encima de la acción en si misma. Ese reconocimiento estará en el agradecimiento de la persona y allí el ciclo estará cerrado. Ayuda y agradecimiento. Se terminó ahí.
    Imaginemos la misma situación, pero quien ayudó no dice absolutamente nada. Esa energía de bien queda oculta. Tarde o temprano, quien recibió esa ayuda se va a enterar de esta actitud y ¿qué sucederá? ¿qué sentirá?. Es claro que la fuerza de bien en ese caso se magnifica por el mismo poder que quedó encerrado y oculto.

    Por esto mismo es la costumbre de no anunciar proyectos. De cuidar las cosas positivas. Precisamente para que acumulen fuerza y que cuando se tengan que manifestar exploten.

    Por esto es que los símbolos no deben ser mencionados, ni dibujados en vano. Es muy complejo construir sobre lo sútil y muy fácil derrumbar y destruir.

    Un edificio lleva años de construcción y en minutos apenas se puede derrumbar. Vivimos en un mundo material y denso donde lo mas pesado va a atraer siempre, porque es la naturaleza de esta dimensión.

    Para contrarrestar esto y poder construir, es necesario que le demos mayor fuerza a lo que tiene la sutilesa del amor, del bien común, de las formas correctas. Mantenerlo oculto es la forma de que cuando se active tenga poder. Caso contrario solo es un dibujito y no un símbolo trazado.

    En otro orden, hay que comprender también que el dibujo por si solo no es nada sinó se conoce la vibración que contiene.

    Tengamos por ejemplo el signo $. Este signo sabemos que representa dinero. El dinero sabemos que representa el intercambio de bienes en esta dimensión. El signo en si mismo no nos sirve para comprar absolutamente nada. Solo es un dibujo. No podemos ir al supermercado con el símbolo y decirle al cajero "dame un kilo de aquello" y darle un dibujo con el signo $.

    Asi como eso suena ridículo, también lo es pensar que el símbolo por el solo hecho de dibujarlo actúa. El dibujo solo es la representación simbólica de una vibración. Sinó se conoce esa frecuencia el símbolo por si solo no va a hacer absolutamente nada.

    kotodamaEsa vibración es la que se practica con los kotodamas (cuya traducción es "palabra con espíritu"). Los kotodamas son los que marcan como es la frecuencia vibratoria, y esa combinación de vibraciones son las que terminan estando expresadas en el símbolo. En la práctica regular del kotodama está la frecuencia y lleva tiempo a un Okuden hasta que aprende a vibrar en sintonía con el símbolo para recién allí empezarlo a aplicar, exclusivamente, cuando sea necesario.

    Utilizar los símbolos sin el kotodama es como pretender pagar en el supermercado con un dibujo del signo $ o pretender llamar a alguien por teléfono y no saber el número.

    Por esto mismo, no solo se hace un daño al mostrar símbolos sagrados como si fueran dibujos y faltándole mucho el respeto a una tradición completa la cual los Senseis en especial juran respetar, sino que además, al darlos incompletos, sin el kotodama correspondiente a la vibración de ese dibujo, no sirve, y se le hace daño a la disciplina y a la persona que por curiosidad llega a esto de esa manera.

    Quien llega a un símbolo porque lo ve en una gráfica en internet, no sabe como accionarlo. Solo tiene el signo $ y va a creer que con solo eso va a ir a comprar al supermercado. Grande será la desilusión cuando eso no funciones y de esa manera termine descreyendo (con justa causa) de una disciplina en su conjunto.

    El abuso del símbolo es también un limitante. Abusar de los símbolos, utilizándolos sin el conocimiento apropiado del mismo, es como automedicarse todo el tiempo. Tarde o temprano el cuerpo se va a adaptar a ese medicamento y el mismo va a dejar de hacer efecto.

    Los símbolos solo deben ser utilizados en cuestiones muy precisas que son especificadas por el Sensei en el seminario como el respeto a la tradición indica, y para que tengan el efecto que deben tener, es necesario, disciplina, trabajo y un correcto discernimiento en cuanto al tiempo y espacio en que se va a ejecutar.

    Más Artículos (Página Inicial)